sábado, 30 de abril de 2016

COMENTARIO AL EVANGELIO DEL DOMINGO: La presencia de la Palabra. Cuando Dios quiere habitar entre nosotros.

PINCHA Y ESCUCHAEn esta parte del discurso de despedida de Jesús, son 3 las palabras claves que iluminan lo que sigue: Amor-Palabra-Hogar. El que ama permanece fiel a la Palabra y Jesús y el Padre hacen morada en él. Con toda claridad Jesús nos muestra su pasión por habitar entre nosotros. Lo divino y lo humano se unen en él y no podemos forzar este deseo buscando separar lo sagrado o lo puro de lo cotidiano. “La santidad no es cuestión de pureza sino de misericordia” (J.A. Pagola). Cuando la Palabra habita entre nosotros, se une al grito del que sufre y a la voz del hermano abandonado.

Quien busca morada, quien busca refugio porque está obligado a salir de su patria para sobrevivir, entiende muy bien estas palabras. Se ama abriendo las puertas, compartiendo pan y palabra. Lo más triste es tener la casa llena y a la vez vacía. Pensar que sabemos acoger pero que nadie se acerca. A puerta cerrada no entra la esperanza ni salen nuestros anhelos. Jesús, el del pesebre y la cruz, quiere habitar entre nosotros y obrar con nosotros en la construcción del Reino. Nos advierte que debemos poner en práctica sus palabras. No se trata de cumplir una ley, sino de escuchar a alguien, sentir esa voz y vivir en su presencia. Por eso, ¿Qué palabras tenemos necesidad de escuchar y de decir, en este momento de nuestra vida?

viernes, 29 de abril de 2016

LA SANTA CRUZ DE LA CATEDRAL

 
Ya está terminada y expuesta la Santa Cruz de La Catedral de La Laguna para recordar la noble tradición del Tres de Mayo. Aunque no es ya fiesta litúrgica, la Cruz es la señal de nuestra fe, en la cual murió JESÚS para nuestra Salvación.

martes, 26 de abril de 2016

"Como yo los he amado: Jesús y la nueva identidad del creyente". Reflexión del evangelio del domingo

.
El amor al prójimo se vuelve misión, prueba y destino. Jesús ha venido para unir el amor a Dios y el amor a lo humano, y ha resucitado para nunca más separarlos (cf. 1 Jn 4,20).
Estamos al final de la última cena entre Jesús y sus amigos. El maestro ha lavado los pies a sus discípulos y los invita a hacer lo mismo. Si bien Juan une diversos discursos de los Evangelios sinópticos, una lectura integral nos da luces sobre lo que ha querido transmitirnos de Jesús en estas horas finales de su vida terrestre. Nos encontramos, entonces, ante un verdadero y único testamento.